Páramos e impactos del cambio climático

Los páramos andinos tienen una importancia fundamental para millones de personas. Son los hábitats en los que se encuentran especies endémicas y una gran diversidad biológica, ecosistemas capaces de brindar servicios ambientales fundamentales, espacios de importancia cultural para los pueblos originarios y rurales, entre otros aspectos. Actualmente, el páramo es el mayor proveedor de agua de los Andes de Venezuela, Colombia y Ecuador. De su equilibrio hídrico dependen ciudades de millones de habitantes, partes extensas de las zonas interandinas, de las costas del Caribe y el Pacífico de Costa Rica y Panamá, hasta el desierto del norte de Perú. No es exagerado decir que prácticamente todos los sistemas fluviales de los países andinos septentrionales nacen en el páramo y que los sistemas de riego, agua potable e hidroelectricidad dependen, en gran medida, de la capacidad de regulación hídrica del ecosistema páramo Actividades económicas como cultivos agrícolas, ganadería, plantaciones forestales, minería, manejo inadecuado del agua y expansión urbana en crecimiento, plantean riesgos severos para la integridad de los paramos y sus servicios ecosistemicos. Adicionalmente, los fenómenos asociados al cambio climático (aumento de temperatura, diferentes regímenes de precipitaciones y nubosidad) pueden aseverar esta presión. En los Andes, el aumento de temperatura es absolutamente evidente. Un efecto del cambio climático directamente visible para toda la población es la reducción de glaciares, lo que implica menor flujo base y mayor variabilidad de caudales en quebradas que tienen su origen en los glaciares. Los datos sobre las precipitaciones son muchos mas escasos y no son uniformes. No obstante, los escenarios del cambio climático sobre la biodiversidad, la hidrología, la agricultura y la sociedad relacionados con los páramos es bastante especulativo; sus funciones biológicas, sociales y culturales podrían verse alteradas de forma irreversible. Se sabe con certeza que el impacto del cambio climático global es mayor en los ecosistemas de alta montaña que en la mayoría de los otros ecosistemas tropicales. El páramo es especialmente vulnerable a los impactos negativos del cambio climático porque pequeños cambios en estas condiciones causarían que otras especies ocuparan los nichos y, por otro lado, los ecosistemas de alta montaña tienen una extensión limitada, tienden a ser fragmentados y las especies encuentran barreras físicas para moverse a otras áreas. Las principales preocupaciones giran en torno a como se distribuirá el ecosistema en el futuro, como ocurre la interacción entre el cambio climático y los procesos socioeconómicos y como seguirá cumpliendo el páramo sus funciones ecosistemicas. Estos impactos tienen que ver directamente con la vida y el sustento de las poblaciones humanas que dependen de este ecosistema pero también con poblaciones que, situandose geográficamente fuera de estos espacios, incluso a grandes distancias, se benefician de sus funciones ecosistemicas en temas tan básicos como el abastecimiento de agua dulce. El conocimiento de los procesos que se desarrollan dentro del páramo se convierte, por tanto, en un elemento fundamental para comprender, prever y minimizar los efectos negativos del cambio climático, tanto a nivel ecológico como a nivel social. En este sentido, los diferentes estudios que se están llevando a cabo desde las múltiples disciplinas científicas y desde la variedad de instituciones a diferentes niveles que favorecen y apoyan las investigaciones, son herramientas fundamentales para tomar medidas adecuadas para la reducción de los impactos que propicien la adaptación de las poblaciones a los cambios sin generar situaciones traumáticas, conservando el páramo y sus funciones ecosistemica.

Bases de datos sobre conservación

Portal CES newsletter

Infórmate de las últimas noticias

Suscribirse a Portal CES newsletter feed