Reducción de Riesgos de Desastres

Los desastres vinculados a eventos extremos como las inundaciones, las sequías, las olas de calor, los ciclones tropicales, las erupciones volcánicas y los terremotos, perjudican los esfuerzos de desarrollo a nivel local y nacional para sostener los medios de vida, promover el crecimiento económico y lograr el bienestar humano en general.

En las últimas décadas, alrededor de 700 millones de personas han perdido sus vidas, más de 1.4 millones han resultado heridas y cerca de 23 millones de familias han perdido sus viviendas como resultado de los desastres. Además, la frecuencia e intensidad de estas amenazas naturales se incrementan cada vez más con el cambio climático.

La implementación de soluciones basadas en la naturaleza constituye una opción práctica y costo-eficiente en los procesos de la mitigación y la adaptación al cambio climático y en la reducción del riesgo de desastres (RRD).

Los ecosistemas contribuyen a reducir el riesgo de desastres de múltiples formas. La infraestructura natural como los humedales, los bosques y los sistemas costeros pueden reducir la exposición física ante eventos climáticos extremos -como las inundaciones, la erosión costera, las marejadas, los ciclones, los incendios forestales y las sequías- al servir como barreras naturales o amortiguadores que mitigan los impactos de estas amenazas.

Los servicios que proveen los ecosistemas contribuyen a aumentar la resiliencia, ayudando a la recuperación después de un desastre, e incluyen la provisión de comida, combustible y agua limpia durante las emergencias. La reducción de riesgos de desastres basada en ecosistemas (Eco-DRR, por sus siglas en inglés), es la gestión sostenible, la conservación y la restauración de los ecosistemas para reducir el riesgo de desastres, con el objetivo de lograr un desarrollo sostenible y resiliente.

Bases de datos sobre conservación

Portal CES newsletter

Infórmate de las últimas noticias

Suscribirse a Portal CES newsletter feed