Opinión. La ganadería en los páramos de Piura; el caso del predio San Juan de Cachiaco.

Por: Lidman David Gálvez Paucar

 
La crianza de ganado bovino con la finalidad de obtener leche, carne y tracción animal, forma parte del conjunto de estrategias de vida empleadas por los pobladores del Predio San Juan de Cachiaco, distrito de Pacaipampa, provincia de Ayabaca, Piura. Según el Censo Agropecuario de 2012, Pacaipampa posee 13 826 bovinos que corresponde 21.44% de bovinos de la provincia de Ayabaca, o el 6.64% del departamento Piura. Se encuentran distribuidos en 3346 unidades agropecuarias, de las cuales el 92.9% son explotaciones que posee entre 2 y 9 bovinos. Esta carga bovina ocupa el 63.69%, según el Mapa de Cobertura Vegetal, elaborado por la Municipalidad Provincial de Ayabaca en el año 2011.

Esta situación adquiere gran importancia al encontrarse junto al ecosistema páramo, considerado como un sistema estratégico para el desarrollo del departamento de Piura, la Zonificación Ecológica y Económica de la Región Piura lo define como “ecosistema único, no arbolado que se proyecta sobre el bosque húmedo tiene importancia hidrológica, bioecológica, de servicios ambientales, recursos genéticos y medicinales. El páramo de Pacaipampa, se encuentra ubicado en la naciente de la cuenca del río Quiroz, cuyas aguas desembocan en el reservorio de san Lorenzo, haciendo posible el desarrollo de 40 000 Has. de área agrícola.

Estas referencias permiten afirmar que la existencia del sistema pecuario-bovino influye de manera directa y muy importante sobre el equilibrio del ecosistema del distrito; siendo más relevante en ecosistemas como el páramo, de alta fragilidad e importancia para el equilibrio hidrológico de la cuenca, ya que las áreas dedicadas a la ganadería, se encuentran junto al páramo, en el piso correspondiente al bosque de neblina, que ha sido convertido en áreas de pastura. Sumado a ello, la importancia económica de la actividad ganadera, que en la zona de análisis constituye la principal fuente de ingresos monetarios para las familias, superando a la actividad agrícola, debido a la susceptibilidad de los cultivos frente a fenómenos climáticos y condiciones de suelo.

Respecto al suelo, es de pH muy acido (4-4.5)1; con pendientes pronunciadas y escasa tecnificación del riego; en cuanto al clima, la presencia de vientos fuertes, en los meses de mayo – setiembre, deterioran la calidad del pasto e incrementan la evapotranspiración, disminuyendo la posibilidad de mantener la oferta forrajera durante el año y condiciona el calendario agrícola para otros cultivos como maíz, alverja, trigo, papa y ollucos.

A pesar de la gran importancia del sistema pecuario – ganadero, no ha sido objeto de políticas de desarrollo o proyectos orientados a incrementar la productividad del sistema, ya sea desde agentes externos (OGs y ONGs) o por iniciativa privada. Tal es el caso que el último censo agropecuario registra que el 66% de los bovinos son de raza criolla, lo cual no constituye en sí una limitante, pero si los elevados índices de consanguinidad, que han ocasionado la pérdida de la calidad genética y con ello su capacidad productiva.

En estas condiciones, la generación de valor del territorio es baja. La capacidad de carga, se estima de 0.7 unidades bovina adultas por hectárea, y la producción de kilogramos de leche por vaca, en un ciclo de producción de 7 meses asciende a 800 al año, lejano de los rendimientos obtenidos al promedio nacional que es de 2,131 al año.

Frente a ello los productores han desarrollado un conjunto de estrategias de manejo ganadero, como el sogueo, la rotación de potreros en diferentes pisos ecológicos, aprovechamiento de la tracción animal en la agricultua, entre otros; estos permiten la vigencia de la actividad y que sea considerado dentro del discursos de las organizaciones sociales y gobiernos locales para la construcción de agendas de desarrollo.

En este contexto, la actividad ganadera se convierte en un rubro estratégico para el desarrollo de la economía de las familias del distrito, ya sea su aporte en la dieta alimenticia familiar, la cantidad de personas involucradas en la actividad, o por la potencialidad que representa revertir los indicadores actuales de baja productividad. Ello requiere considerar una propuesta tecnológica que considere las variables ambientales y climáticas propias de la serranía, así como las limitantes que supone la distancia hacia los centros urbanos que serían los potenciales demandantes de los productos de derivados de tal actividad.

Este arreglo sugiere el cambio de una estrategia espontanea hacia una planificada, para hacer frente a los retos de incremento de demanda local por productos y bienes de consumo y por otro para involucrarse en procesos de desarrollo de la actividad ganadera con horizonte innovación, en un contexto como el caso de la región Piura, que paso de 248, 566 a 202, 470 bovinos, resultando una disminución del 18,5%2, mientras el consumo nacional per cápita se incrementó de 46 Lt. en el 20003 a 80 Lt. en el 20134.

1 Análisis de muestra de suelo realizadas por el Instituto de Montaña en predios agrícolas en el sector Totora-Pacaipampa.

2 Idem.

3 Ministerio de Agricultura y Riego. Vacunos de leche. Recuperado de http://www.minag.gob.pe/portal/sector-agrario/pecuaria/situacion-de-las-actividades-de-crianza-y-produccion/vacunos-de-leche?limitstart=0.

4 Perú Láctea. Peruanos ya Consumen 80 Litros de Leche al Año, aunque FAO Recomienda 130. Recuperado de http://www.perulactea.com/2014/05/28/peruanos-ya-consumen-80-litros-de-leche-al-ano-aunque-fao-recomienda-130.

Bases de datos sobre conservación

Portal CES newsletter

Infórmate de las últimas noticias

Suscribirse a Portal CES newsletter feed