Acueductos comunitarios: una mirada a los administradores locales del agua

Acueductos comunitarios en Colombia

Con el paso del tiempo, los acueductos comunitarios se han consolidado como las estrategias más usadas en zonas rurales para que la gente busque resolver las dificultades de abastecimiento de agua potable. Son empresas sin ánimo de lucro, vecinales, familiares o comunitarias que han existido desde hace varias décadas, algunas incluso han logrado permanecer por alrededor de noventa años. Su surgimiento se debe, en gran medida, a la disminución de la cantidad y calidad del agua en sus regiones.

Para dar visibilidad a la importancia de los acueductos comunitarios en tanto entidades administradoras y protectoras del agua de las zonas de páramo, el proyecto Comunidades de los páramos ha trabajado en la recopilación de historias de acueductos, en la documentación los procesos de constitución, la identificación de los principales retos sociales, económicos y ambientales y de las estrategias para superar las dificultades y en el diagnóstico de las condiciones actuales de funcionamiento. El propósito de esta estrategia va más allá de una simple revisión histórica, pues es una apuesta a entender los acueductos como escenarios organizativos y de movilización social con fines comunitarios y ambientales.

Esta investigación se llevó a cabo en tres acueductos comunitarios y una asociación conformada por dos acueductos y tres distritos de riego ubicados en inmediaciones a los páramos de Chingaza y Guerrero, en el Departamento de Cundinamarca, Colombia.

Uno de los acueductos más antiguos es el Comité Empresarial del Acueducto Floresta II y Peña Negra, ubicado en Guasca, cercanías al páramo Chingaza: tiene más de veinte años de funcionamiento. Su surgimiento responde a la disminución paulatina del agua en la región, y a la necesidad de abastecer del líquido a una población creciente, en su mayoría personas dedicadas a cultivos de flores o jornaleros de las nuevas fincas fraccionadas de las grandes haciendas. Antes de crearse el acueducto se abastecían de la quebrada Chorro Cural pero su disminución, contaminación y el aumento en la demanda del servicio, los obligó a buscar otra fuente de agua.

También la sequía impulsó la fundación del acueducto El Triunfo en el municipio de Zipaquirá, cerca al páramo de Guerrero. Se empezó a construir en el año 1991 y su historia gira en torno a las adaptaciones locales de cara al deterioro constante de las zonas de abastecimiento, a los conflictos entre usuarios por el mal manejo del agua, al poco cuidado por del agua y la falta de participación en las actividades programadas para mantener las fuentes de agua.

En la vereda Alisal del municipio de Carmen de Carupa, las comunidades y la Junta de Acción Comunal están trabajando en la conformación del tercer acueducto. En su historia se destaca el hecho de que es uno de los pocos acueductos que es administrado y liderado por una mujer, quien desde hace aproximadamente cinco años, ha estado trabajando en favor del mantenimiento y promoción del servicio. La sequía de los últimos años ha obligado a Herlinda Arévalo a explorar diversas estrategias en un contexto donde los retos organizativos, sociales, económicos y ambientales son frecuentes.

Finalmente, la asociación Asocaquinal, ubicada en el municipio de Fómeque, en inmediaciones al páramo de Chingaza, es un ejemplo de coordinación y acuerdos en función de la administración y manejo del agua y los ecosistemas relacionados con ella. Los beneficiarios de esta asociación comparten una misma quebrada y su gestión del agua demuestra la posibilidad de un equilibrio entre organizaciones prestadoras del servicio.

En definitiva, los acueductos comunitarios son entidades que influyen la organización social, transformación y administración del territorio, así como en el uso y la conservación, no solamente del agua, sino también de los ecosistemas con los cuales se relaciona. Esta serie de investigaciones sobre las fuentes de agua en las comunidades vecinas a los páramos, de la cual próximamente tendremos algunos productos audiovisuales, busca exponer los múltiples factores de orden climático, político, ecológico y social que hacen parte del cuidado del agua.

El proyecto regional Comunidades de los páramos es ejecutado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN, Oficina para América del Sur) e implementado en Colombia por Tropenbos Internacional. El proyecto, financiado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Finlandia, tiene como finalidad contribuir a la conservación de los ecosistemas de páramos andinos, tanto por los valores naturales y culturales que atesora como por las funciones ecosistémicas que cumple.

Más información: www.portalces.org/páramos o [email protected]

Bases de datos sobre conservación

Portal CES newsletter

Infórmate de las últimas noticias

Suscribirse a Portal CES newsletter feed