Índice de Artículos
Corredor de humedales del litoral fluvial, Argentina
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Todas las páginas

Image
Río Leyes, Argentina. F. Proteger.
El marco de la iniciativa es el enfoque ecosistémico ya que promueve la declaración de grandes Sitios Ramsar ensamblados para proteger el corredor de humedales del litoral fluvial, como una unidad de conservación y uso racional. Se busca conservar la diversidad biológica y las funciones ecológicas e hidrológicas en más de 3.000.000 de hectáreas de humedales. En la Argentina, los ríos Paraná y Paraguay, desde Formosa e Iguazú hasta el Río de la Plata, se vinculan hacia el norte con el Gran Pantanal como parte de un sistema de más de 3.500 kilómetros de largo, uno de los grandes reservorios de la Tierra en cuanto a agua dulce y biodiversidad.

El corredor de humedales es el eje de una región de extraordinario valor ecológico y económico, con una rica variedad morfológica y climática, y en cuanto a calidad de suelos, recursos acuáticos y diversidad biológica y cultural, que hacen a ésta una región sumamente apropiada para la implementación de estrategias de desarrollo sustentable. Estas características interactuando simultáneamente en un solo sistema (integrado) ofrecen una oportunidad única en la región para posibilitar la puesta en marcha de modelos alternativos de sustentabilidad. Satisfacer las necesidades humanas teniendo en cuenta las capacidades biológicas de los ecosistemas, es otro de los objetivos.

El sistema de humedales del eje Paraguay-Paraná, incluye territorios de cinco países pertenecientes a la Cuenca del Plata: Brasil, Bolivia, Paraguay, Argentina y Uruguay; con lo cual es imprescindible un enfoque ecosistémico, este macrosistema funciona como una entidad completa y requiere ser manejado como tal y no por partes.

La Cuenca del Plata, incluye el eje poblacional más importante de Sudamérica. Existe una indisociable dependencia entre las características del ecosistema y los recursos que provee y las particularidades sociales, culturales y tecnológicas de las comunidades locales y poblaciones ribereñas. Las economías de la región están profundamente vinculadas al uso de los recursos del río y sus humedales, con lo cual es importante mantener y/o mejorar el potencial productivo del sistema para el presente y el futuro.


Otra cuestión importante es el aumento de la pobreza y la desocupación, y el aumento de la presión sobre los recursos naturales vinculada a este proceso. El 68,5 % de la población está bajo la línea de pobreza en la región NEA-Litoral de Argentina. Sin embargo, este macrosistema reúne un enorme potencial de recursos para la subsistencia de las comunidades y para sostener una diversidad de puestos de trabajo, mejorando la calidad de vida.

En síntesis, el Corredor del Litoral Fluvial de Argentina con su rica diversidad biológica y étnica, constituye una unidad hidrológica, ecológica, cultural y poblacional que es una condición fundamental para el mantenimiento de los ciclos hidrológicos, la calidad ambiental, la conservación de la biodiversidad y la sustentabilidad de los ecosistemas y de las comunidades, y es imperativo que sea preservado.

La importancia del sistema ha llevado a un creciente reconocimiento internacional. La Recomendación 2.85 del II Congreso Mundial de la Conservación de UICN, Amman, Jordania, octubre de 2000, llama a otorgar prioridad al “corredor de humedales más importante del mundo, desde el Pantanal de Mato Grosso hasta el Río de la Plata” y convoca a aplicar el criterio de uso racional y la cooperación internacional establecidos por la Convención sobre los Humedales (Convención de Ramsar).



Amenazas sobre el Sistema

Actualmente se registran importantes modificaciones antrópicas en la cuenca que afectan directa e indirectamente al sistema y a las poblaciones. La expansión de la frontera agrícola mediante tecnología inadecuada y los megaproyectos conducen a la simplificación de ecosistemas, degradación de los humedales y de la calidad del agua, y a la alteración del régimen hídrico.La pérdida de la cubierta vegetal y los suelos fértiles, ligado a la deforestación, incendios intencionales y al boom de la soja producen aumentos de la escorrentía, erosión y sedimentación.

En las últimas décadas hay una mayor recurrencia de grandes crecidas. Ligado a la merma de la capacidad absorbente del complejo suelo-agua-vegetación hay un incremento de los excedentes hídricos que agravan los impactos de El Niño. Las alteraciones hídricas producen impactos negativos sobre las poblaciones ícticas y consiguientemente la seguridad alimentaria de las poblaciones ribereñas está seriamente amenazada. Megaproyectos como represas y obras viales mal planificadas impactan sobre los humedales, los recursos acuáticos y sobre las comunidades locales. La pesca depredatoria y el comercio injusto, debido a exportaciones al mercado internacional a tasas insustentables, agudizan la crisis pesquera. Los impactos acumulativos y sinérgicos de tecnologías inapropiadas merecen ser estudiados y revertidos a través de propuestas alternativas que tiendan a la sustentabilidad de los ecosistemas y las comunidades del sistema Pantanal-Paraguay-Paraná (evaluar el potencial para restaurar los ecosistemas).



Ecosistemas y gestión de agua dulce
La gestión de esta cuenca hidrográfica no es un asunto simple debido a la gran escala, la diversidad de opciones de conservación y desarrollo, la multitud de actores involucrados y las interacciones entre los múltiples componentes del sistema. Tampoco es fácil encontrar las capacidades y los recursos apropiados. Este corredor de humedales fluviales no es una excepción.La conservación de la diversidad biológica y la gestión de los humedales fluviales son dos lados de una misma moneda. Ambos son esenciales para mitigar la pobreza, y ambos requieren una gestión integrada del ecosistema.

El enfoque de ecosistema, que vincula todos los procesos ecológicos, socioeconómicos e institucionales pertinentes, es una buena combinación de conservación, distribución equitativa y uso sostenible.
Un ambiente protegido – en el lugar preciso y con una buena gestión – ofrece toda una gama de beneficios, entre ellos la gestión del suelo y del agua, la mitigación del cambio climático, la supervivencia cultural y la mejora de la calidad de vida de las comunidades ribereñas.

El enfoque ecosistémico es la estrategia ideal para alcanzar los objetivos de esta Iniciativa, ya que el manejo integrado del suelo, del agua y de los recursos vivos fomenta la conservación y el uso sostenible. La aplicación del enfoque ecosistémico ayuda a conseguir un equilibrio entre los tres objetivos del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB).

La iniciativa de PROTEGER se basa en reconocer que no puede considerarse la conservación de las especies y de su diversidad sin tener en cuenta los procesos, funciones e interacciones esenciales entre los organismos, el ambiente y las poblaciones humanas.

Si bien los enfoques tradicionales (pequeñas áreas de conservación, protección de una o determinadas especies) continúan siendo herramientas importantes de conservación, el enfoque ecosistémico es una respuesta a las limitaciones resultantes de los enfoques que predominaron en el siglo anterior. El enfoque ecosistémico busca mantener la diversidad biológica como componente crítico para la protección de ecosistemas contra disturbios excesivos, de manera que sustenten el funcionamiento e integridad ecológica.



Aplicación del enfoque ecosistémico en la Iniciativa del Corredor de Humedales del Litoral Fluvial

  • Abordar los vacíos de información: éste es un requisito clave para poder manejar los ecosistemas de manera holística, integrada y sustentable. Desde enero de 2003, PROTEGER organizó:

    • Catorce talleres participativos y reuniones en poblaciones ribereñas de la región NEA-Litoral (provincias de Chaco, Formosa, Misiones, Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe).
    • “Seminario Internacional sobre Manejo Sustentable de Humedales en América Latina” y “Simposio Internacional sobre Ecoturismo y Humedales”, Paraná, Argentina, 25-27 setiembre 2003, con 800 participantes de 20 países.
    • Foro Latinoamericano sobre Manejo Humedales.
    • Foro de Especialistas en Legislación Ambiental. Con el apoyo del IUCN-Environmental Law Center (Bonn).
    • Estudios del estado de pesquerías del Paraná. Oldani N., Baigún C. San Javier, 2001 y Pto. Sánchez, 2003.

  • Participación informada: intervención pública en la toma de decisiones y posterior aplicación.

    • Participación de parlamentarios nacionales y del Foro de Legisladores del Crecena-Litoral.
    • Involucramiento activo e informado de las ONG y grupos de la sociedad civil, especialistas, profesionales, educadores, productores y otros actores sociales a través del Ciclo de Talleres Participativos (14) para la Declaración de Sitios Ramsar en el corredor.
    • Respondiendo a una campaña acorde a los lineamientos de la CECoP de Ramsar, hay una importante respuesta de medios de prensa escrita, radio y televisión de la región litoral y de medios y agencias del orden nacional e internacional. Esto ha contribuido a hacer sinergia con la participación social y un mayor interés de legisladores y tomadores de decisión.
    • Creación del “Centro de Referencia de Humedales del Paranᔠ(www.proteger.org.ar/documento.php?id=18).


  • Valoración de los recursos de los humedales: un elemento esencial es fijar un valor explícito para los servicios de los ecosistemas que pueda servir a las comunidades y sobre todo a los planificadores y tomadores de decisión.

    • Valoración Económica de Recursos de los Humedales Fluviales del Paraná medio. Costanza V. 2003.
    • Diagnóstico participativo tendiente a detectar grupos productivos a pequeña y mediana escala existentes o potenciales, en las comunidades locales ribereñas (2004, en curso).

  • Vincular a las comunidades locales en el manejo de ecosistemas: la meta de la Iniciativa de PROTEGER es el diseño e implementación de Planes de Manejo como parte de una estrategia de protección y uso sustentable de los humedales y sus recursos, en base a la participación informada, la equidad social y el comercio justo, tendiente a proteger la biodiversidad, preservar el trabajo local y la calidad de vida de las comunidades ribereñas.

    • Elaboración, por parte de especialistas, de un documento para diseñar los planes de manejo sustentable de humedales fluviales, que luego será debatido (consensuado) con los actores sociales.

  • Integrar la planificación urbana en el manejo de ecosistemas: dentro de los Sitios Ramsar declarados y propuestos en el Corredor, hay varias ciudades y poblados; ignorar a las ciudades o considerarlas como un asunto periférico en el manejo de los ecosistemas puede ser contraproducente.

    • Sitio Ramsar declarado: “Humedales del Chaco”, de 508.000 ha (llanura aluvial de los ríos Paraguay y Paraná en la Provincia del Chaco, Argentina).
    • Sitio Ramsar propuesto (en trámite): “Humedales Entrerrianos del Paraná”, de 1.722.000 ha (llanura aluvial del Paraná medio, inferior y Delta en la Provincia de Entre Ríos, Argentina).
    • Continuación del Proyecto Pesca Fluvial y Humedales –iniciado en 1999; incluye pescadores urbanos.


  • Buscar nuevos enfoques para manejar los Parques y áreas protegidas: La declaración de nuevos Sitios Ramsar, a modo de grandes mosaicos ensamblados, ayudará a proteger la excepcional riqueza natural, indispensable para promover un desarrollo económico-social duradero y para garantizar la continuidad del funcionamiento del sistema como una unidad. Los Parques y otras áreas protegidas tienen cabida en el marco de esta estrategia general de manejo de paisajes (incluidos en el Corredor).

    Conclusiones finales
    El corredor de humedales fluviales cumple funciones irremplazables como mitigar las inundaciones, asegurar la calidad del agua y mantener las áreas naturales de cría de peces. Acorde a la extraordinaria importancia del sistema resulta esencial garantizar su protección, iniciar experiencias de uso racional e implementar planes de manejo sustentable.

    El uso adecuado de los recursos de los humedales, favorecerá a las poblaciones ribereñas, preservando puestos de trabajo y creando otros nuevos. La puesta en valor de la producción regional y el rescate del patrimonio cultural, son parte de la iniciativa lanzada por PROTEGER. Convocar la cooperación internacional en planes de manejo sustentable, es parte del desafío que incluye proyectar la región NEA-Litoral de la Argentina en el escenario mundial de los grandes humedales protegidos, tendiente a asegurar la sustentabilidad de los ecosistemas, las comunidades y su gente.


Jorge Cappato y Julieta Peteán
Fundación PROTEGER – Amigos de la Tierra, Argentina
 

Recomendamos

Lo más nuevo